dimarts, 10 d’abril de 2007

Dimarts. Torna la rutina.

Pluja. Camps verds. Arbres carregats de flors. No se'ls veuen les fulles, encara estan per sortir, però si les flors pesessin com els fruits, aquests arbres arrossegarien les branques pel terra. Primavera. Esclat de vida. Quina meravella!
Hem passat quatre dies fora. Dies d'oblit de la rutina, de les obligacions habituals, dels problemes i les presses de cada dia. Han estat dies genials de compartir les coses amb els altres, grans i petits. Sense fer grans coses, que tampoc no cal. El cor resta agraït desitjant poder repetir-ho aviat.
Avui, dimarts, tornem a la rutina. Feina, escola, presses. Queda menys per a l'estiu.
Les fotos, demà.

Martes. Vuelta a la rutina.
Lluvia. Campos verdes. Árboles cargados de flores. No se les ven las hojas, aún tienen que salir, pero si las flores pesaran como los frutos, estos árboles arrastrarían las ramas por el suelo. Primavera. Estallido de vida. ¡Qué maravilla!
Hemos pasado cuatro días fuera. Días de olvidar la rutina, las obligaciones habituales, los problemas y las prisas de cada día. Han sido unos días geniales de compartir las cosas con los demás, niños y adultos. Sin hacer grandes cosas, que tampoco hace falta. El corazón queda agradecido deseando poder repetirlo pronto.
Hoy, martes, volvemos a la rutina. Trabajo, colegio, prisas. Queda menos para el verano.
Las fotos, mañana.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada