dilluns, 12 de gener de 2009

Dilluns. Un conte.

El braç perdut.
La Sira ja té 4 anys i encara vol que la mare la porti a collibè. La mare ja no té forces per dur-la molta estona, però ella, quan es cansa li demana que la dugui un dia sí i l’altre també.
I què bé que es va a coll de la mare! Calenteta. Protegida. Descansada. Quina delícia!
La mare, de tant en tant, ja li diu que algun dia li caurà el braç, i la Sira riu. No s’ho creu que li pugui passar això a la mare. Si les mares ho poden tot! Si les mares són especials i no els poden passar aquestes coses!
Però vet aquí que un dia, quan la Sira va demanar la seva marona que la portés a coll, com sempre, i la mare es va ajupir per agafar-la... Ohhh! Quina sorpresa! No ho va poder fer perquè... no tenia braç!!!! L’havia perdut!!!!
- Veus! Ja t’ho deia que em cauria el braç... I ara què farem, Sira?
La pobreta Sira no va obrir la boca, millor dit, no va dir res, però la boca ben oberta que la tenia: no ho havia vist mai que algú perdés el braç.
- I ara què farem, Sira? -va tornar a dir la mare.
- Què farem? -va repetir la Sira. Mirava la seva mare amb uns ulls com taronges. I ara com s’ho farien?- Podem... Podem buscar-lo!
- Tens raó, hauríem de buscar el meu braç. I si el trobem, enganxar-lo al seu lloc!!!
- Síiiiii!!!
- I després haurem de cuidar-lo molt, no trobes, Sira?
- I tant, marona! Que no torni a caure mai més!
I totes dues van desfer el camí que havien fet aquell matí i ja quasi a tocar de casa seva el van trobar. Van córrer per agafar-lo i portar-lo a casa on la mare se’l va posar a lloc.
La petita Sira no va tornar a demanar que la portessin a collibè, donava sempre la maneta a la mare, amb molt de compte, no fos cas que tornés a passar el mateix.

El brazo perdido.
Sira tiene 4 años y aún quiere que su madre la lleve en brazos. Su madre ya no tiene fuerzas para llevarla mucho rato, pero ella cuando se cansa, le pide que la lleve un día y otro.
Y ¡qué bien se va en los brazos de mamá! Calentita. Protegida. Descansada. ¡Qué delicia!
Su madre, de vez en cuando, le dice que algún día se le caerá el brazo, y Sira se ríe un montón. Eso no le puede pasar a su madre. ¡Si las madres lo pueden todo! ¡Si las madres son especiales y no les pueden pasar esas cosas!
Pero un día, cuando Sira le pidió a su madre que la llevara en brazos, como siempre, y su madre se agachó… ¡Ohhh! ¡Qué sorpresa! No pudo levantarla porque… ¡¡no tenía brazo!! ¡¡Lo había perdido!!
- ¡Lo ves! Ya te lo decía que se me caería el brazo… y ahora ¿qué haremos, Sira?
La pobre Sira no abría la boca, mejor dicho, no decía nada, pero la boca la tenía bien abierta: no había visto nunca que alguien perdiera el brazo!
- ¿Y qué haremos ahora, Sira? -volvió a decir la madre.
- ¿Qué haremos? -repitió Sira. Miraba a su madre con unos ojos como platos. ¿Qué harían ahora?- Podemos… ¡Podemos buscarlo!
- Tienes razón! Tendríamos que buscar mi brazo. Y si lo encontramos, ponerlo de nuevo en su sitio, ¿verdad?
- Síiiiii!!!
- I después tendremos que cuidarlo mucho, ¿no crees, Sira?
- Claro que sí, mamá! ¡Que no vuelva a caerse nunca más!
Y las dos deshicieron el camino que habían hecho aquella mañana y al final lo encontraron. Corrieron ara cogerlo y lo llevaron a casa para ponérselo en su sitio.
La pequeña Sira no volvió a pedir que la llevaran en brazos nunca más, le daba la mano a su mamá con mucho cuidado, para que no volviera a suceder lo mismo otra vez.

Cap comentari:

Publica un comentari