dimarts, 21 d’octubre de 2008

Viure amb ulls d'infant.

– Mira quina flor! Olora-la! –diu la filla al seu pare.
– És de paper, no fa olor – respon el pare apartant la floreta amb la mà.
Jo vull seguir sentint l'olor de la flor, vull seguir veient el veler de Peter Pan al cel, vull seguir sentint les veus dels follets al bosc.

Què ens passa als adults? Ja no som capaços d'olorar una flor de paper, ni de sentir el flaire meravellós que fa. No sabem dibuixar per por de sentir riure a algú. No sabem escriure per vergonya del què puguin dir del nostre text. No sabem parlar per por de la resposta que ens puguin donar.
Ser petits un altre cop. Viure amb ulls d'infant. I amb veu d'infant. I amb cor d'infant. Viure les coses de cada dia com si fossin noves, com si no les haguéssim viscudes mai.

Vivir con ojos de niño.
– ¡Mira qué flor! ¡Huélela! –dice la niña a su padre.
– Es de papel, no huele – responde el padre apartando la florecita con la mano.
Yo quiero seguir oliendo la flor, quiero seguir viendo el velero de Peter Pan en el cielo, quiero seguir oyendo las voces de los duendes en el bosque.

¿Què nos pasa a los adultos? Ya no somos capaces de oler una flor de papel, ni de sentir su maravilloso aroma. No sabemos dibujar por el miedo de escuchar risas. No sabemos escribir por la vergüenza de lo que puedan decir de nuestro texto. No sabemos hablar por miedo a la respuesta que nos puedan dar.
Ser pequeños otra vez. Vivir con ojos de niño. Y con voz de niño. Y con corazón de niño. Vivir las cosas de cada día como si fueran nuevas, como si no las hubiéramos vivido nunca.

Cap comentari:

Publica un comentari